Piojino también se va de vacaciones.

El entorno ideal que los piojos necesitan para evolucionar, pasa por un ambiente húmedo y cálido por lo que con el aumento de temperaturas se espera que repunte la epidemia.

En vacaciones, se relajan los hábitos adquiridos durante el curso escolar, con lo que la probabilidad de tener un contagio aumenta.

Por este motivo os recordamos alguna recomendaciones para evitarlo

PELO RECOGIDO: A los piojos les gusta un entorno cálido por lo que suelen colocarse especialmente en la zona de la nuca o detrás de las orejas. Llevar el pelo recogido o  una trenza,  la nuca despejada es una opción ideal para peinar el pelo largo.

REVISIONES PERIÓDICAS: Revisar a todos los miembros de la familia, puede resultar tedioso y cansado. Sin embargo, es imprescindible para acotar la expansión de estos parásitos que semanalmente o cada quince días revisemos las cabezas de nuestra familia observando atentamente el cuero cabelludo y la raíz del cabello.

ROPA Y ELEMENTOS: Cuando los piojos han llegado a nuestro hogar, el contagio entre familiares es muy probable, por lo que hay que utilizar una toalla individual para el cabello y lavar con agua muy caliente las sábanas, almohadas, almohadones o fundas del sofá, peines y cepillos.

Es una tarea engorrosa pero muy importante, para no tener que repetir todo el proceso días después de haber realizado el tratamiento.

Es conveniente también, procurar que las y los niños duerman solos porque nadie está libre de contagiarse. Evitar que se compartan o intercambien cepillos, peines, bufandas, gorras, gomitas de pelo y toallas.

Recomendamos que con los elementos utilizados realices uno de los siguientes procedimientos:

  • Los introduzcas en el congelador durante 12 horas.
  • Los aísles en bolsas bien cerradas (plásticas herméticas), manteniéndolos alejados por 48 horas o hasta que la infección haya pasado.